Crítica de Perfoconferencia: Shakespeare nuestro contemporáneo

7ebf17c9e4710a95526d34cfca1d3346

Perfoconferencia: este es un concepto híbrido y, por lo tanto, difícil de evaluar bajo los parámetros de una obra de teatro con una intención y formato menos explícitamente didáctico. Tampoco puedo encasillarla tan estrictamente en el marco de una conferencia académica o al estilo de las conocidas TED talks, pues tiene un claro (y logrado) fin estético también. Así, esta crítica estará apuntada a las dos instancias que esta puesta en escena declara ser: una performance y una clase magistral sobre Shakespeare y su obra.

Este es un año especial para el teatro y la literatura, pues se celebran los 400 años de muerte del dramaturgo y poeta inglés William Shakespeare. La ciudad de Santiago no se ha restado de las celebraciones mundiales y nos encontramos con un sinnúmero de afiches anunciado adaptaciones locales de sus obras y eventos especiales dedicados a él. Todos estos aniversarios que terminan con cero se transforman en una invitación a re-pensar la obra del autor, además de traerla, reinterpretarla y descubrir su significado en nuestros días. Esto busca hacer esta Perfoconferencia, subtitulada Shakespeare nuestro contemporáneo. Mientras muchas adaptaciones de las obras del dramaturgo son adaptadas a la actualidad u otras épocas y contextos a través del uso del vestuario y escenografía e incluso cambios al texto, esta obra lo hace a través de la explicación explícita. Nos cuenta cómo los temas tratados por Shakespeare son relevantes para un público de hoy, cómo las preocupaciones sobre el poder político, por ejemplo, eran tan relevantes en la Inglaterra isabelina como lo son en el mundo globalizado del siglo XXI.

Esta contemporaneidad que busca Cecilia Echenique en su exhaustiva investigación y adaptación de la información, se muestra al público a través de distintos elementos, aunque no con la caracterización durante la representación de escenas. Echenique hace contínuamente el vínculo con el presente durante los momentos en que expone, lo que se complementa con material audiovisual. Aunque se entiende y se aprecia, especialmente cuando se trata de mostrarle a un público que Shakespeare no es necesariamente sinónimo de calaveras con telarañas y hombres en malla declamando mientras el público duerme, a veces a estas acotaciones les falta edición. Hay un momento en particular en que se vinculan los temas tratados por Shakespeare a la precaria situatión que pasan algunos mutilados africanos y sus familias. Aunque es un momento emotivo y que invita a la reflexión, el salto parece tan grande y la secuencia de fotos tan larga, que olvidamos a Shakespeare por un momento y nos quedamos con las sensación de que es un inserto de concientización que poco tiene que ver con el resto.

Más allá de eso, Echenique hace una clase magistral con bases teóricas y documentación histórica que apunta no sólo a educar al público de todas las edades sobre la figura de Shakespeare y su obra, pero además derriba mitos que han estado grabados en el imaginario del público general. Es también un aporte al conocimiento de aquellos que quizá ya saben algo del dramaturgo, pues discute interpretaciones, el estilo y el contexto en que escribía Shakespeare.

La música es otro elemento destacable y esencial en esta propuesta. A cargo de Magdalena Amenábar, Jorge Pacheco, Benjamín del Río y José Tomás Celis, las composiciones acompañan tanto los momentos de conferencia como las actuaciones, uniendo los elementos de manera que la transición parece muy natural. Magdalena Amenábar además pasa del espacio de los músicos al escenario principal para interpretar algunos personajes femeninos. Con una impecable participación, esto enfatiza aún más la ausencia de límites claros entre un espacio y otro y, a su vez, entre un formato y otro.

El actor y profesor Juan Carlos Montagna se destaca con su breve interpretación del villano Ricardo III, con una voz que no podría ser más acorde al personaje. Los demás intérpretes, Carlos Morales, Pedro González, Vicente Almuna, Álvaro Valdebenito y Aaron Grey, nos hacen reír a carcajadas en uno de los mejores momentos, y una de mis escenas favoritas de Shakespeare, durante la actuación de los obreros de Sueño de una noche de verano. A veces la dicción parece un poco forzada, al estar en un español tan estandarizado que parece poco natural, pero esto no interfiere con las intenciones de la propuesta.

Esta es una instancia predominantemente didáctica, pero no menoscaba la visión artística y estética de la directora y los intérpretes. Es un aporte a la escena cultural chilena y al legado de Shakespeare en un contexto en que la formación de audiencias es un concepto que se utiliza mucho, pero que normalmente se traduce en un conversatorio al cierre de una función y como algo separado de la propuesta artística. Invito especialmente a asistis a quienes tengan sus dudas sobre Shakespeare o a quines hayan quedado con una mala impresión de él en el colegio.

Dónde: Teatro UC

Cuándo: 5 al 21 de mayo de 2016 (miércoles a sábado)

Entrada General: $8.000 (descuentos UC, adulto mayor, Club de Lectores El Mercurio)

Advertisements

One thought on “Crítica de Perfoconferencia: Shakespeare nuestro contemporáneo

  1. guil says:

    Bien…es importante también hacer participe de la critica especializada a las regiones. Una visión externa siempre es positiva y se agradece..

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s