Crítica de La Trampa

th_7317eaff100c5b47c087de3cab0c69a5_1458837604latrampa

Me gustan las obras con harta gente. En la vida, en general, no me gusta estar rodeada de gente todo el tiempo (en la calle, en el metro, en el supermercado), pero me gusta un escenario con gente. Mucha gente, aunque sea un solo personaje. En el caso de La Trampa, tenemos 12 actores: 10 conforman un gran coro que se llevan el mayor peso dramático de la propuesta.

Esto logra demostrar muy bien el dramaturgo Alejandro Moreno: una tensión entre lo que significa personajes y personas en escena, donde no hay una ecuación lógica. Esto desafía a nuestras mentes que quieren siempre igualar uno a uno. El director Horacio Pérez de igual forma hace un aporte a este juego del colectivo, agrupando a los actores de maneras que también desafían las dinámicas más naturales de grupo, para enfatizar la sensación de masa uniforme y de movimientos estudiados y simétricos de ese grupo de 10 personas.

La dinámica de in-ecuación entre personajes y personas, sumado a los parlamentos al unísono y movimientos sincronizados, claramente manifiesta una visión sobre la sociedad. Se nos presenta una comunidad que eligió la uniformidad y la protección que entrega el colectivo, las decisiones en conjunto, la conformidad y la falta de cuestionamientos. Uno de ellos escapó hace un tiempo y vuelve con un niño. El colectivo le teme, pero lo interpela; lo reta, pero sentimos que no serían capaces de ejercer acciones contra él porque parecen carentes de impulsos. Por otro lado, el individuo tampoco parece más fuerte que la sociedad a la que se enfrenta. Parece haber perdido su voz, y aunque su cuerpo se muestra fuerte, no sabemos qué tanto lo sea por dentro. Algo que valoro es que, a diferencia de muchas obras de teatro que malentienden la naturaleza inherentemente política de este medio, La Trampa no le dice al público qué pensar. Nos presenta una situación, de texto a veces altamente poético y de cuadros visuales interesantes, para dejarnos masticarla a nosotros sin reflexiones pre-digeridas.

Siempre se aprecia una propuesta de puesta en escena que muestra las grandes posibilidades de la simplicidad empleada a través de los elementos más elementales del teatro: el cuerpo, el texto, la voz, la luz. Con simples configuraciones de todos estos elementos, se logran cuadros interesantes de mirar y que hacen al texto más fuerte. Sin embargo, hay momentos en que nos quedamos con cuadros y movimientos que parecen quedarse en el experimento. Para mi, a veces faltaron algunos giros de tuerca para que hubiera una unidad visual, incluso si esa unidad significa un contraste absoluto con lo anterior. A veces nos hace falta un quiebre para que no sea tedioso para el público, pues los discursos del grupo son intensos y de ritmo robótico. No quiero decir que hay que entretener ni agradar a la audiencia. Podemos interpelar e incomodar a los asistentes si nuestra propuesta así lo requiere, pero juega en contra cuando bajamos la energía de los espectadores, provocando que se pierda atención y la mente de estos deambule hacia los minutos transcurridos más que a la acción.

De todas formas, es una propuesta interesante y que sigue mostrando al público chileno las muchas formas que puede tener una pieza teatral. Sin duda, es un tremendo despliegue de control del cuerpo y la voz por parte de los actores, ya que tienen poco espacio para la improvisación o actuación más idiosincrásica. Es una demostración clara de cómo cada persona sobre el escenario contribuye a la atmósfera y a la energía del grupo. El espíritu del colectivo en la sociedad que presenta el tema de la obra tiene una relación de espejo con el mismo trabajo práctico para llevarla a cabo. A pesar de algunos momentos de tedio, es una propuesta visual muy valiosa.

(Para mayores de 18 años)

Dónde: GAM

Cuando: desde el 10 de junio al 2 de julio (miércoles a sábado 21hrs)

Precios: General $6.000 (Estudiantes $4.000; 3era edad $4.500)

Advertisements

One thought on “Crítica de La Trampa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s