Crítica de Historia de Amor

Lo más parecido a una historia de terror que he visto en vivo. A través del diseño audiovisual y dos actores, nos cuentan una historia angustiante que, aunque a veces nos hace reír, nos da dolor de guata. Un hombre y una mujer nos muestran una dinámica violenta, a veces difícil de entender desde la perspectiva de una relación sana, y que no tiene fin. Con matices, es la historia de muchas mujeres que vemos a diario en el metro, en la calle o en el trabajo.

Esta obra no es sólo relevante desde el punto de vista temático. Sin duda nunca serán demasiadas las historias de violencia. Dejarán de ser obras de teatro cuando sean una pieza de museo, cuando no podamos creer que eso pasaba en algún momento de la existencia humana. La propuesta artística de Teatrocinema es siempre un aporte a los sentidos y una apuesta por la tecnología al servicio del teatro. Aunque ya conozcamos su forma de hacer arte, nunca dejan de sorprendernos por el el provecho teatral que sacan del diseño audiovisual. En esta obra la imagen nos lleva al mundo de la novela gráfica: a las viñetas, onomatopeyas y la alianza inseparable entre imagen y palabra. Se puede decir tanto de la relación semiótica entre la novela gráfica y la puesta en escena teatral, pero afortunadamente para ustedes, aquí no es donde hago clases.

Los actores Julián Marras e Ita Montero, utilizando un español bastante estándar sin caer en la sobremodulación que tanto abunda en las salas de teatro, se convierten en personajes que a veces parecen de carne y huesos y otras parecen estar plasmados en una página impresa. Esto es provocado por pausas y verdaderas capturas de pantalla que congelan la acción y exigen un control del cuerpo que no es menor y nos impresiona como público. Aquí es importante hacer mención de la dirección general de Zagal, pues no es fácil lograr configurar tanto talento distinto en una sola puesta en escena. Al elenco se le suma el tremendo protagonismo de la gran herramienta multimedia.

Luis Alcaide, Cristián Mayorga, Laura Pizarro y Montserrat Q. A. logran hacer de un arte que ya es 3D aún más 3D (si eso es posible o quizá sólo tautológico). Este es el sello de Teatrocinema, pero no deja de sorprendernos con su perfeccionismo, detalle y línea estética. No es fácil lograr complementar lo que es multimedia con los cuerpos reales, porque nuestras mentes tienden a preguntarse cómo lo hacen y terminan admirando la tecnología más que el resultado al servicio de la propuesta dramática. Sin embargo, y lo repito, lo que logra este equipo es justamente ir más allá de impresionarnos con su técnica si no que con la la relación que se logra entre los actores, el texto y la animación.

Vayan y lleven a sus amigos que no les gusta el teatro. Seguramente no sabrán qué hacer con sus prejuicios y definiciones añejas. Definitivamente antes y después del aplauso todos reflexionamos más que las historias de amor y terror que vemos diariamente en las noticias y que terminan con asesinatos, mutilaciones y suicidios.

Dónde: Matucana 100

Cuándo: del 23 de junio al 2 de julio

Precio: $6.000 general

 

Advertisements

One thought on “Crítica de Historia de Amor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s